Thelma Delgado en Art Emporium Gallery of Miami

Críticas y Reseñas Noticias

Si el humano por necesidad siente el peso de la condena y la necesidad de ser libre es porque primero ha sido arrojado al mundo, con la intención de convertirse en amor. No es amar lo que pide la existencia al hombre, sino ser amor, una presencia en sí mismo. Shel Silverstein ha escrito una hermosa parábola, El árbol generoso, que ilustra acertadamente en que consiste la ontología del amor.

Tal y como el albor majestuoso brinda su amor sin pedir nada a cambio, también sufre el amor, el desamor y muchas otras tontadas. Al árbol no le importa fracasar. La inocencia del árbol es tan inmensa, tan pura, que por el amor se presta dispuesto a desaparecer. Silverstein narra la historia del encuentro entre el amor y el usufructo, dar y recibir. Entre el árbol y el niño se produce una relación durante la cual el amor se reduce a un simple tocón para descansar. El niño recolecta los frutos y descansa bajo la sombra del árbol; corta las ramas y fabricar su casa; tala el tronco y construye una barca.

Thelma G. Delgado ha escrito un libro inspirada en el espíritu del amor, en la generosidad del altruismo. De amor, desamor y otras chingaderas cuenta la historia de los desafíos que la existencia impone al hombre sobre cuál es el sentido de la vida. El pathor cada vez más amenazado por el estupor y la desconfianza en una sociedad que se revela dominada por el trabajo y el dinero: pocos están dispuestos a dar y la mayoría se disponen a recibir.

La narrativa del libro de Thelma siente la necesidad de comunicarnos la historia en prosa poética, un lindo gesto que se le agradece. No podría existir otra forma del lenguaje para contarnos la vida de un naufragio de manera metafórica haciendo hincapié en la grandeza del amor, cuyo habitad es un lugar invisible más allá de la simple relación sexual y social. Como aquel tocón que sirvió finalmente de descanso para el niño, el amor que Thelma profesa en esta obra se reduce también a una simple presencia.

No es que todo lo bueno en la vida tenga que ser reducido; es que todo lo esencial se reduce así mismo. Espero que disfruten los diálogos del forastero, que desanimado ante lo que ve en la tierra, está dispuesto a compartir su última morada.

Angel Velázquez callejas

La presentacion del libro, el 28 domingo de agosto, a las 11 am  en Art Emporium Gallery, 710 sw 13 ave. Miamai, FL, 33135

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*