Sin el Eslabón, novela histórica

Ekatombe Literaria

Por: Dr. Callejas

Novela histórica, novela en el crepúsculo de la ascetología. Forma y estilo de narrar sui generis, la narrativa ascética  no posee memoria en Cuba. Si consideramos el libro  Diálogos sobre el destino de Gustavo Pittaluga un ensayo novelado, este sería entonces nuestro primer asombro narrativo ascetológico. Los personajes dejarían de ser meros entes psicológicos, marionetas para autores y se transformarían en basculas musculares, esfuerzos existenciales, gradaciones verticales, procesos de hominización.

El sicologismo al que nos tiene acostumbrado la narrativa, quedaría eclipsado ante la visión de Kafka, de  acercarse al hombre como el animal capaz de ejercer sobre sí mismo el esfuerzo del  equilibrio sobre el abismo del  cable extendido en el suelo. Los animales funambulescos aquí no actuarían agitados mediante conductas psicológicas y atmósferas mentales previas, sino reduciéndose a la impronta de la capacidad del entrenamiento, invitados cotidianamente por la carga de la sobrevivencia ante la vida.

Sin el eslabón (600 paginas) cuenta la historia del hiato cubano a partir de 1930, después de la caída del presidente  Machado. Da cuenta de la reorientación descendiente de las sucesivas generaciones, cuyo afán de protagonismo social quedan  implicadas en la democratización del sindicalismo político y cultural. Si la independencia del país se basaba en la violencia, a partir de ahora las asociaciones políticas y culturales contribuirían a democratizar el espacio social y publico. Se trata de un segmento de la sociedad comprometido con el  ejercicio político y social bajo los  zarpazos sobrevivientes, estigmatizados, de la “caída hacia adelante”. De este ritmo brota  el “último hombre” de la cubanidad, empeñado, en una   vuelta de escarabajo,  en hacer  de la domesticación el ejercicio político en el espacio público.

Lamentablemente, Sin el eslabón por ahora no será leída hasta diciembre cuando la tengamos disponible en Amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*