¿Poetas menores?

Críticas y Reseñas

El poeta en actos

La diferencia según la cual existe la categoría  poeta menor –respecto a la de Poeta– se sabe, en líneas generales, a cierta vinculación temática e instrumental (los fines justifican los medios). Esta visión instrumental Jorge Luis Borges la vincula con el poeta menor y estaría delineada en su extremo por cierto enjuiciamiento pedestre cuando no sobrepasa los límites técnicos y conceptuales del poema. Se dice de un poeta menor  cuando el verso no puede apuntar a la lejanía. El verso se apunta así mismo.

Cadencia, musicalidad, belleza, pueden estar camuflando perfectamente la forma para justificar los medios. En este sentido, un poeta menor (artista menor) es aquel que asume la técnica, la destreza y el oficio para elaborar un producto artístico. El poeta menor es un ready-made: se produce y se reproduce y los encuentras donde quieras. Entiéndase técnica en el sentido orteguiano, como la  ascetología sociocultural y simbólica sobre la vida. El poeta menor es un artefacto dentro de la época de la técnica, según Haidegger. Es decir, la disciplina ejecutoria asumida por  el artista en tanto elaborar el  producto (experiencias, sensaciones, emociones).

El poeta menor –según los atributos apuntados más arriba– es el artista disciplinado en su oficio. Tal y como piensa Heidegger, ser en el tiempo constituye el  arte técnico de vivir en el mundo; y cada poeta menor tiende a estar en el mundo bajo la antropología técnica de calibre menor. Con el tiempo (memoria) se disciplina el oficio (lenguaje, metáforas, símbolos) y, como resultado, el fin del poema. La poesía menor busca la radicalización del sujeto (yoísmo, según Boti) como la instrumentación del conocimiento, del cuerpo y el espíritu.

Jorge Luis Borges no está de acuerdo con  “concepción poética” diseñada anterior y la denomina menor. Una vez mas, cadencia, musicalidad, belleza: puede ser camuflado técnicamente. La tendencia hoy, por excelencia, es instrumental y técnica. La  conexión con la poesía no constituye la aproximación con lo existencial, el acto para irse, para decir adiós, sino para regresar al mundo y redundar  justificando los fines del sistema poético del mundo (conceptos, metáforas, imágenes) El Poeta no es ni grande ni menor, se despide de la rueda, del retorno, y canta sin propósito; la canción comienza a vibrar en otra dirección, sin pretender un fin, sin medir las consecuencias del destino y la muerte. La espontaneidad es su estilo. Cuando viene la poesía, le da la bienvenida, abre el espacio, da la entrada. Traduce el  lenguaje del descenso. El lenguaje, la metáfora, la imagen, no son la poesía.

El poeta menor se empeña en la construcción, la arquitectura lingüística o la técnica para alcanzar el fin: el ego poético, reconocimiento artístico. El Poeta se relaja, concede su cuerpo y espíritu con  carácter de pasillo secreto. Sin interferir, devuelve la poesía al mundo. ¿Cuántos poetas menores abundan en la época de la técnica? Pase ahora por cualquier tertulia literaria y no cierre los ojos. Atento, atento!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*