Irma Sánchez: Cubanidad, concepto en peligro de extinción

Convención de la Cubanidad

Irma Sánchez

Cubanidad es un nombre que expresa carácter o condición de cubano. Cubano es un natural de Cuba.

Varias generaciones por 60 años han luchado por mantener su identidad de cubanos. Sin embargo, concretamente ese concepto se ha ido modificando con cada generación hasta convertirse en solo una caricatura del verdadero carácter y condición de cubano.

En Cuba es mejor ser extranjero que cubano. Nacer en la mayor de las islas del Caribe es una desgracia, ya no es una bendición.

Luchar por cambiar la situación interna del país se ha convertido en una tarea imposible, arriesgada, juzgada por todos y un campo abierto al oportunismo más miserable.

La educación, dentro del sistema comunista, manipula, desvirtúa y empobrece la  identidad del ser humano: El cubano en Cuba no se considera persona, es un objeto, un robot, una piltrafa casi viva que lucha por la subsistencia cada minuto.

El hambre proverbial del cubano ha sido el mayor impedimento al desarrollo del pensamiento, la depravación de vitaminas, de los más elementales alimentos. La carencia de frutas en Cuba, sobre todo en las ciudades, linda con la violación de los derechos humanos. El cubano no conoce las partes de una vaca, ni siquiera el sabor se conserva en su memoria. Se llegó hasta experimentar hacer picadillo con cáscara de plátano. No olvidemos el picadillo de soya, la pasta de oca, el cerelax y otros tantos horrores…

La Cubanidad son solo raíces maltrechas que tenemos que conservar, reparar, y mejorar para que un día podamos volver a decir con orgullo que somos cubanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*