Daniel Fernández: Cubanidad eres tú

Convención de la Cubanidad

Daniel Fernández

Pertenezco a la generación de los hippies, los baby boomers; ese grupo que entre los cubanos del lado de acá se conoce como “la generación del Mariel”. Ya al borde de los 70, de jóvenes rebeldes hemos pasado a viejos cascarrabias a los que no nos gustan las consignas, los encasillamientos ni las teorías. Hemos visto pasar modas del pensamiento como el existencialismo y el estructuralismo, y modas artísticas como el posmodernismo y el minimalismo, para no hablar de los fracasos del marxismo en todas sus variantes. De jóvenes nos resbalaban las clasificaciones, ahora, ya teóricamente viejos, nos dan risa los teoremas. La mayoría de nosotros somos, desfasados, balas perdidas que escapamos a nuestro tiempo por más que Martí afirmara lo contrario.

¿Qué sería la cubanidad para mí? Al son de la Teoría de la incertidumbre, de Heisenberg, hay que reconocer que es imposible definir lo que va en movimiento. Hay muchas Cubas, y cada quien ha vivido la suya según su tiempo y espacio. Hay tantas “cubanidades” como cubanos. No me atrevo a limitar el fenómeno con teorías geográficas o existenciales. ¿Es cubano Italo Calvino que nació en Santiago de las Vegas? ¿Es cubano Alejo Carpentier que nació en Lausana; o Cintio Vitier, que nació en Cayo Hueso? ¿Son cubanos Oscar Hijuelos, que escribe en inglés, o Eduardo Manet, que escribe en francés?

Más que limitar, prefiero incluir; y ya puestos, no podemos olvidar que también fueron cubanos Batista y Fidel. Parafraseando a Bécquer, si tengo que resumir, a la pregunta de un cubano: “¿Qué es la cubanidad?”, respondería: “¿Y tú me lo preguntas? Cubanidad eres tú”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*