Fitness, ergo sum: Cuba necesita un proyecto de pensamiento y literatura fitness

Ascetología Proyectos

Está apareciendo en algunos incrédulos un desequilibrio respecto a la diferenciación ética. Los poetas, desde el Medioevo hasta entrada de la modernidad, pensaban por medio de esta diferenciación. Pero un nuevo fenómeno se va imponiendo: a la gente le interesa menos dominar al prójimo. Le interesa más estar fitness, en forma, listos, respecto a sí misma y respecto a la vida de hoy. Ahora va apareciendo un tipo de atleta pensador y literato que se autodisciplina y se automedica los hábitos.

Ha transcurrido un ciclo vital y hemos completado, una era de existencia desde que, en 2011, comenzamos a exponer en algunos textos inusuales, varios ensayos y artículos sobre la propuesta del poeta en actos. El libro del poeta en actos, cuya primera versión se editó en 2012 y amplio    de contenido en 2016 a más de 200 páginas —hoy en venta en Amazon–, recoge todo el quehacer reflexivo de ese tiempo, en el cual aspirábamos a ofrecer un matiz inaugural acerca de la poética como impulso existencial.

Es dable decir, en resumen, que en esas páginas no van a encontrar ninguna definición, ningún concepto sobre la poesía. Nuestra motivación fundamental radicaba en poner de relieve la duda martiana, de anchura y altura existencial: “Tengo miedo a morir siendo un poeta en versos, sin desentrañar la poesía en actos”.

Si miramos en todos los movimientos de vanguardia poéticas, veremos la praxis en el discurso. Quien gana y obtiene la victoria es el mejor exponente lógico. Hasta hace poco, la historia social y cultural habían evolucionados a través de las formas de los discursos orales y escritos y se apoyaban en quienes mejor podían elaborarlas. ¿Cómo la vanguardia poética modernista se pudo establecerse por encima del romanticismo poético?

Cuando Martí habla de tener miedo a morir siendo un poeta en versos, no estaba significando una acción en el campo de las ideas y la guerra. Estaba dejando abierta una conciencia, aun hoy sin seguidores, sobre la verticalidad poética. Buscaba superponer a la escritura del verso una jerarquía poética fundada en la verticalidad del poeta en actos.

Un poeta sumergido, como señala en Homagno, en los afanes de crear una autoridad ética sobre lo superior y que fuese aún más allá de la doctrina de la ilustración: del “hombre debe ser mejorado” a la doctrina verticalista del “hombre debe ser superado”. Con ello, el poeta en actos crearía una distancia, una separación en altura, de aristocracia tradicional en versos. Se crearía, por añadidura, una relación entre lo alto y lo bajo: el poeta en versos quedaría como fuente de iniciación para el poeta en actos. Pero hoy continuamos el sueño con lo bajo. El poder que reprime debe ser transfigurado en poder creativo de voluntad.

Comenzamos hablar en el neo-lenguaje que pocos  entiende: fitness, ergo sum. Un proyecto de investigación como este, enfocado a partir de la ascetología,  cambiaría la perspectiva del discurso manierista en Cuba.

——————-

Detalles en Egofitness, la forma de la voluntad de poder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*