De lo universal a la cercanía

Dr. Callejas

Todo parece que dentro de las reflexiones del “ontologismo” el hombre no es universal. Lo universal es un espejismo de la filosofía platónica. Al menos el hombre no vive en el universo. Sueña con ello, y de ello ha elaborado toda una teoría de lo universal. Pueda que su proyección mental se relaciones con el universo, con los dioses, como aparece imbricado en las imaginerías borgeanas del “Aleph”. Pero el hombre se precipita a ser cuya “existencia” se da en la “cercanía”, en la “proximidad”, en la “circunvalación”. Los imperios, los pueblos, las provincias, las ciudades, las naciones son circunvalaciones imaginarias y concretas. El hecho de que la cartografía asumiera la imagen del mundo se debía a la representación de la cercanía.

En tanto que esa “proximidad” circunvalante se desarrolla bajo el modo de crianza y domesticación en parques humanos, en los interiores de la cercanía, se reproduce como modelo y diseño en todas partes. La “cercanía” es lo único universal que poseemos en realidad. Lo único universal del Quijote es el diseño de la empuñadura. Alfonso Quijano “empuña” todo lo va a decir. Empuña la empuñadura de la lanza y el escudo para derribar los molinos de vientos en la circunvalación de la cercanía. Esta empuñadura universal es transfigurada hoy por el apretón del botón.

Aun cuando vivimos en plena era de inter-comunicatividad, de apretón del botón, el punto de partida es el lugar de la cercanía circunvalante. Frank Kafka misteriosamente lo expresara en “La metamorfosis”: Gregorio Sansa es imposibilitado salir del aposento al claro. En la cercanía más próxima es donde tenemos instaladas las técnicas y los medios para comunicarnos con el mundo. Cuando Martí escribe “Patria es humanidad” barrunta la cercanía de la existencia, el lugar o recinto construido por el hombre para habitar el espacio y por qué no atribuirle también a la frase mal digerida de Nietzsche “Dios ha muerto el hombre es libre” el contexto axiomático y metafórico de la presencia de la cercanía en la vida de los hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*