La cultura es susceptible de estudio en las ciencias sociales, afirma Jorge Amado Sanguinetty

En los días que corren, se hace más efectiva la opinión de que el trabajo de la ciencia es cada vez más prominente en los medios digitales. Particularmente, los pasos se concretan en dirección a las humanidades, donde las ciencias sociales y culturales juegan un rol importante. Sabemos que la cultura nunca ha estado desligada del pensamiento y la ciencia y que, en este sentido, existe un poderoso banco de información que da cuenta de siglos de trabajo. Sin embargo, queda mucho por recorrer, sobre todo porque en la actualidad se examinan proyectos de investigaciones sobre la cultura atendiendo a enfoques multidisciplinarios.

A la siguiente entrevista del Instituto Cubano de Ciencias Culturales de las Diáspora (ICCCD) respondió gentilmente Jorge Amado Sanguinetty  (JAS), graduado de Economía en City University of New York y Presidente del Consejo de Administración en DevTech Systems, Inc.

ICCCD. En su opinión, ¿existen las ciencias culturales? ¿Que relaciones guardan con el panorama de la cultura cubana?

JAS. La cultura, independientemente de las múltiples maneras en que puede definirse, es susceptible de estudio en las ciencias sociales y es bueno que se hable de ciencias culturales. En Cuba el desarrollo de las ciencias sociales mantiene un gran atraso con relación a otras ciencias y, por lo tanto, el estudio de la cultura como ciencia no se reconoce, aunque las condiciones actuales en la isla pueden estimular su desarrollo.

ICCCD. ¿Qué nivel y grado les consideraría a estas ciencias en el marco del quehacer de la investigación cultural cubano?

JAS. Dependiendo del modo en que se manejen las investigaciones en cuanto a rigor, diversidad, aplicación a problemas de actualidad y factores similares, la investigación cultural cubana ofrece grandes oportunidades por diversas causas, como la existencia de cubanos inconformes con la situación actual en la isla y que buscan respuestas y soluciones a las cuestiones  y problemas que enfrentan. Aunque la falta de libertades de asociación y expresión son obstáculos, la investigación y el intercambio de ideas pueden seguir por vías informales.

ICCCD. ¿Pueden las ciencias culturales tener relaciones de trabajo con la creación artística y literaria?

JAS. Por supuesto. Es imposible pensar que haya creación artística y literaria que no se alimente con los infinitos nutrientes invisibles de una especie de ecología cultural. La cultura forma parte intrínseca de la naturaleza de donde brotan las creaciones artísticas y literarias y prácticamente todo lo demás que define una sociedad, incluyendo sus formas de gobierno, su economía, su sociedad civil y sus instituciones.

ICCCD. ¿Cuál es su campo de investigación y cómo definirías las tareas de un investigador de la cultura?

JAS. Mi campo de investigación es el análisis económico y en especial  la economía política, que puede ser muy multidisciplinaria. Una de las tareas a realizar es de taxonomía, o sea, definición y análisis de lo que es cultura e identificación del fenómeno cultural. Las investigaciones pueden ser básicas y aplicadas, enfocadas en Cuba pero no limitadas a la isla. La temática es enorme y puede despertar gran interés entre el público y los intelectuales. En especial me interesa cómo ciertos elementos culturales (prejuicios, valores, creencias, respeto a la ley) influyen en la economía política de las naciones.

ICCCD. Para usted, cuáles serían los puntos débiles y fuertes de las actuales ciencias culturales en Cuba

JAS. Los esbocé arriba. Entre los fuertes está la necesidad de buscar repuestas a los problemas actuales, por ejemplo, qué factores culturales coadyuvan e impiden la formación del capital social que se necesita para una sociedad civil operativa e influyente. Entre los más débiles está la pobre tradición de poco interés cubano           sobre las ciencias en general y las sociales en particular.

ICCCD. ¿Cómo evaluaría el futuro de las investigaciones sobre la cultura en la diáspora?

JAS. Creo que hay un gran interés potencial pero tiene que ser estimulado con programas y presentaciones que inspiren seriedad, confianza y sentido de propósito de largo plazo.

ICCCD. ¿Otras consideraciones que quisieras abordar?

JAS. Se necesita una masa crítica de investigadores, con una alta participación de investigadores jóvenes. Los participantes deben poder debatir e intercambia ideas, no limitarse a publicar sus ideas y trabajos sin estimular la fertilización cruzada,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*