José Luis García Barbán: cubanidad es la tradición

José Luis García Barbán

Muy poco espacio para hablar de un tema como la cubanidad que tanto ha ocupado a especialistas de diversas disciplinas en todos los tiempos. Por ese motivo, prefiero aproximarme al elemento propiciador de todo este fenómeno: el emigrante.

El mar atrapó en un listón de tierra, generosa y acogedora, a todos aquellos que se atrevieron a cruzarlo procedente de las más disímiles áreas geográficas del planeta, (casi siempre obligados por las circunstancias); esta isla los enseñó a hablar un mismo idioma, a compartir costumbres, maneras de ser, gustos, a través de un proceso lento y a veces, doloroso, formando un “arroz con mango” y del que surgió la “cubanidad”.

Lo cubano, o la cubanía, o como se quiera llamar, reúne un conjunto de elementos añejados con ingredientes que le brindan una sandunga reconocida internacionalmente que la hacen única; de esa sazón nace un individuo tenaz, creativo y luchador que formó una nación dinámica y audaz que, por desgracia, tomó otros rumbos que han diezmado su capacidad integradora, pero aun así, la cubanía se continúa manifestando en los aportes de su gente en las distintas regiones a donde han ido a parar.

La cubanidad, es expresión íntima de todos los que nacimos y crecimos en Cuba; inmersos en un mundo de sonoridades intensas, voces que gritan en vez de hablar, mientras gesticulan, con guiños, y expresiones de palabras fuertes, obscenas, habituales y muy socorridas, unidas a las que constantemente se generan de manera calculada o espontánea en ese ajiaco de las mil mezclas, de una comunicabilidad excepcional. La cubanidad es la tradición, la superstición, la música y los bailes. El creernos capaz de dirigir, desde un equipo de pelota hasta un país, o el saberse nacido en el país más hermoso de la Tierra, a despecho de lo que pudiera decir cualquier otro.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*