José Agripino Barnet Vinajeras, presidente provisional de Cuba en 1935

Por: René León

Nació en Barcelona, España, el 23 de junio de 1864. Cursa sus estudios de enseñanza primaria, los cuales termina en el Instituto de Segunda enseñanza de La Habana. Al terminar se matricula en la Facultad de Derecho de la Real y Literaria Universidad de La Habana. En 1887 se traslada a París hasta la terminación de la Guerra de Independencia en Cuba. Regresa a La Habana. Ingresó en el Servicio Exterior de Cuba, el 27 de febrero de 1903. Es enviado en misiones diplomáticas a diferentes ciudades y países principales de Europa. Entre ellos París, Liverpool, Rotherdam, Hamburgo, Berlín, Ginebra, Alemania, Suiza. Es enviado a Río de Janeiro donde paso una corta temporada.

El país donde pasó más tiempo como diplomático fue China. El 24 de septiembre de 1924 anuncia al Secretario de Estado cubano su regreso a Cuba,  habiendo servido durante años en China. En su carta donde solicita su traslado aduce el hecho haberle pedido el Presidente de ese país, general Tsao Kun, y el primer ministro Su Sun Paoki, que salga lo más pronto posible. Durante su estancia en China, Barnet se quejaba de la falta de fondos para el mantenimiento de la corta delegación, que la formaban Barnet, su esposa Marcela Cleard  -que ayudaba con el papeleo- y  Gustavo Sotolongo  -que realizaba las funciones de secretario-. Informaba en su carta que había sido invitado a 95 comidas  y sólo había podido ir a 25 de ellas, por no tener fondos para corresponder con su asistencia. Le notifica al Secretario de Estado que, por haber estado tanto tiempo en el país, lo iban a nombrar decano del cuerpo diplomático en Pekín. Desde La Habana recibe quejas de los gastos de la delegación, los cuales él justifica. El Gobierno chino le otorgó la Orden Nacional de La Espiga de Oro, por sus servicios en la capital. Regresa a Cuba, pero primero pasa por París a ver a su hija y familiares de la esposa.

Regresa a Cuba en 1931, trabajando en la Secretaría de Estado. A la caída del gobierno de Machado, el 8 de septiembre de 1933, la Comisión Ejecutiva lo nombró Subsecretario de Estado, cargo que ocupa en el gobierno provisional de Ramón Grau San Martín, y al cesar éste, renuncia.

El presidente Carlos Mendieta Montefur lo nombró Secretario de Estado. Al renunciar Mendieta, es nombrado presidente provisional, por el Consejo de Secretarios y el Consejo de Estado. Ese mismo día ratifica a los miembros del Gabinete.

El 10 de enero de 1936 se realizan las primeras elecciones generales después de la caída de Machado. Saliendo electo Miguel Mariano Gómez y Federico Laredo Bru, quienes prestan juramento el 20 de mayo de 1936.

Durante su corto gobierno se regula la zafra del azúcar, y se extiende por seis años el control de ella. Desaparece la Corporación Nacional Exportadora del Azúcar, y se sustituye por el Instituto Cubano de Estabilización del Azúcar, se aprueba la inamovilidad magisterial y se disuelven los Tribunales de Sanciones que juzgaban a los machadistas. En las elecciones de 1936, la mujer cubana ejerció por primera vez el derecho del voto.

El nuevo presidente el 11 de octubre de 1936 lo designó asesor técnico, con rango de Embajador, de la Secretaría de Estado, cargo en el que se mantuvo hasta su muerte en La Habana, el 19 de septiembre de 1945.

Fue un hombre sencillo, pero amante de los banquetes y recepciones diplomáticas. Se puede decir que, en el poco tiempo que fue presidente, diariamente había algún acto oficial en Palacio. Al retirarse, se fue a vivir a un modesto apartamento en el 44 del edificio Chibás, en esquina a G, en el Vedado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*