¿Intempestiva en Leer por gusto?

Ángel Velázquez Callejas

Devoré el libro de José Prats Sariol, Leer por gusto (Ed. Pluvia, Houston, Texas, 2016). Colección de ensayos absorbentes, cuya acritud y rigor me hicieron recordar las inolvidables observaciones de Robert Musil en la entrevista que le hiciera Oskar Maurus Fontana en 1926, con motivo a la publicación de la novela El hombre sin atributos. Cómo entender, se preguntaba Musil, las razones por las cuales “la realidad se había quedado por lo menos cien años atrás de nuestras ideas” constituye el leitmotif de la franca disolución de la cultura austriaca de secesión. Observación que en un Hugo Ball, dadaísta manifiesto, produjera la sensación de no estar ubicado en su tiempo sino contraído al punto cero de explícito rechazo a la guerra y al servicio militar.

La huida del tiempo o la retirada del mundo, se convirtió para no pocos intelectuales en el camino de retirada, ante la presunta decadencia ornamental literaria, artística y política en las nacientes sociedades del espectáculo. Leer por gusto puede disfrutarse también como la epojé del autor (sin suspender el juicio), como el recogimiento   impasible del mundo -donde la “literatura” que se escribe es bluff y donde también el sistema de la represión totalitaria predomina como acción de destrucción- y el paso hacia el reposo de la meditación cervantina, quijotismo chocante e inasible del tiempo. Para ello, Prats Sariol reanima la crítica literaria y se abre con cordialidad a los fundamentos de la filosofía social y antropología, cuyas herramientas epistémicas permiten el desvelamiento literario. Pensar no se excluye del arte de narrar.

No pretendo desarrollar aquí una exégesis del libro completo porque lo haré en su debida ocasión. He puesto, por el momento, la observación en el punto medio que pudiera ofrecer una interpretación central sobre el libro, sin que se convierta en decisivo. Por último, señalar la curiosidad que me mantuvo a lo largo de la lectura en suspenso.  ¿no vive todavía la aprensión hiperbólica de la literatura a través de la historia y la narrativa? En rigor, Prats Sariol puso el dedo en la llaga, y trajo a colación un sinfín de problemas temáticos que parecían haberse perdido entre las ofuscaciones   de los contemporáneos: la visión atroz del poder, el miedo, el trabajo del escritor en libertad, la torpeza de la masa ideologizada, el colectivismo intelectual, la mentira “orgánica” de los intelectuales y la asunción de la chanza cervantina que nunca pierde vigencia.

Comprar el libro Leer por gusto en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*