Independiente como la vida misma

Por: Galán Madruga

No creo haber participado  antes en un evento de arte y literatura (académico y cultural) como la vida misma,  en la  que haya florecido  de una manera abierta y democrática el espíritu de independencia. Por mi parte,  me sentí  a gusto en los días de mi vida,  y  en lo referente a su naturaleza artística me siento un espíritu absolutamente libre. Pero no hay que ir muy lejos:  la vida misma ha sido  en sí mismo el  evento que contuvo el espíritu de la libertad.

De la crítica a la vida misma, a partir de la palabra independiente no hay que asombrarse. Estuve hurgando en el pasado etimológico de esa palabra y se asombrarán  lo que encontré. En las abadías cristianas del siglo XIII se le daba uso temerario. Todo el que intentaba salirse de la regla se le tildaba de independiente, con gesto peyorativo.  De ahí que en el transcurso de los tiempos la palabra fue adquiriendo otra dimensión lingüística, sobre todo en el plano político. Pero en lo  esencial, el significado  parece ser el mismo como la vida misma. La palabra independiente, en el fondo,  denota miedo!!!

Cuando se le pronuncia hay quienes entran en temblor. Miedo al pasado, miedo a la tradición, miedo a la muerte, miedo a señalarse, miedo a arriesgarse. Ese miedo produce la crítica, las dudas y escalofrío….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*