¿Ciencia y espiritualidad?

Por: Ángel Velázquez Callejas

En El libro de los secretos, cuyo subtítulo reza La ciencia de la meditación, quizá el tratado más extenso y pormenorizado sobre Tantra, técnicas y ejercicios para superar la mente, el autor, Bhagwan Shri Rashnísh, alias Osho, expresa en la introducción:

“Shiva responderá. Sus respuestas son técnicas: las técnicas más viejas, las técnicas más antiguas. Pero también se las puede llamar las «últimas», porque no se les puede añadir nada.         Están completas: ciento doce técnicas. Han incluido todas las posibilidades, todas las maneras de limpiar la mente, de trascender la mente. No se puede añadir ni un sólo método a los ciento doce métodos de Shiva. Y este libro, Vigyan Bhairav Tantra, tiene cinco mil años de antigüedad. No se puede añadir nada; no hay ninguna posibilidad de añadir nada. Es exhaustivo, completo. Es el más antiguo y, sin embargo, el último, el más nuevo. Viejos como las viejas montañas -los métodos parecen eternos- y nuevos como una gota de rocío al sol, porque son esencialmente frescos. Estos ciento doce métodos de meditación constituyen toda la ciencia de transformar la mente”

El mismo autor, pero en otro libro, La geometría de la conciencia: enseñanzas místicas de Pitágoras, deja escrito:

“Pitágoras fue el primero en experimentar en la creación de una síntesis. Han pasado veinticinco siglos desde entonces y nadie lo ha vuelto a intentar. Antes de que él lo intentara nadie lo había hecho, y después del tampoco lo ha intentado nadie. Eso requiere una mente que sea a la vez científica y mística.”

Y para rematar, leemos en la colección en cuatro tomos sobre Yoga: la ciencia del alma:

“Primero, el Yoga no es una religión; recuerda esto. El Yoga no es hindú, ni es musulmán. El Yoga es pura ciencia, como las Matemáticas, como la Física o la Química. La Física no es cristiana, la Física no es budista. Aunque los cristianos hayan descubierto las ‘leyes físicas, la Física no es cristiana. Es un accidente el que las leyes de la Física hayan sido descubiertas por cristianos. La Física sigue siendo simplemente una ciencia. El Yoga es una ciencia; es un hecho accidental el que los hindúes la descubrieran. No es hindú. Es pura matemática del ser interior. Por esto un musulmán puede ser un yogui, un cristiano puede ser un yogui, un jaino, un baudha, puede ser un yogui.  El Yoga es ciencia pura y Patanjali es la figura más relevante en el mundo del Yoga. Este hombre es singular. No hay otro comparable con Patanjali. Por primera vez en la historia de la Humanidad, este hombre elevó a la religión al nivel de ciencia, hizo de la religión una ciencia, simples leyes; no se necesita creencia alguna”.

A lo dicho, solo puedo agregar una visión nietzscheana de la Gaya ciencia: la espiritualidad es una técnica inmunológica de los sistemas culturales humanos; llámese como se le llamen, ciencia o espíritu, constituyen medidas y reglas para lidiar con la imposibilidad de la trascendencia y el miedo a la muerte. Sobre esta parte, del sistema inmune de la cultura, sabemos muy poco. Qué es la cultura, sino un sistema de inmunología social e individual donde los agentes establecen acuerdos para asegurarse y guarecerse de lo tremendo en el mundo de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*