Carta astral de Delio Regueral (El artista de la imagen fotográfica)

Por: Profesor Cayéjus

Delio Regueral –zodiaco (Leo), elemento (Fuego), astro (Júpiter)- Te damos la bienvenida al selecto grupo de los artistas imaginarios de Playa Albina. El astro ascético te agradece la colaboración ininterrumpida al gran proyecto investigativo la “genealogía de las morales“, en tu caso, a partir de las imágenes fotográficas. Escritores, poetas, pintores, todos artistas, tienen una deuda de gratitud con tu trabajo artístico. Entre fotos y retratos, has preferido invertir tu talento a extraerle de los rostros que hay de humanidad en la imagen fotográfica. Quehacer que constituye para el astro ascético una contribución simbólica invaluable para el estudio de la mayor tendencia humana manifestada a lo largo de la historia. Has sacado de cada rostro humano una fotografía, una imagen diáfana sobre el carácter ascético (ético-moral) de la individualidad humana. Te has propuesto con encanto poético descubrir qué hay detrás de cada imagen y de cada rostro humano. Has logrado captar, a través del lente, una imagen autentica del Carácter y la Personalidad humana.

No hay dudas que para alcanzar este resultado artístico has tenido que echar a un lado las mezquindades del ego fotográfico. Has tenido que transformar cada uno de los retratos a primera vista en obras fotográficas. Quien entre a Delio Photo Studio se llevará una sorpresa poética: se encontrará de repente en un espacio donde la voluntad fotográfica, la cual ambienta el lugar, se impregna con fuerza en cada ser. Y ese hecho que a veces pasa inadvertido para el intelecto, es un aspecto que constituye el valor del espíritu fotográfico, da la sensación psicológica de mantenernos un rato fuera de las excentricidades del personaje.  Por eso muchos artistas, poetas y escritores acuden allí a Delio Photo Studio como un lugar terapéutico, en el cual se puede sin la ayuda del fotógrafo fotografiarnos así mismo, observar la imagen convertida naturalmente en fotografía. Te puedes imaginar el lugar donde radican, verdaderamente, los misterios de la fotografía, las imágenes cuando devienen en fotografías por si solas.

Ha sido un trabajo hasta ahora meritorio, no por ello lleno de dificultades, errores holísticos y cosmológicos. Es natural que sucedan así las cosas. El problema es que seguimos desconectados de las esencias más intrínsecas de la existencia astrológica. Si te detienes a mirar la imagen que tenemos de Júpiter te darás cuenta de que todavía no se le ha fotografiado. Tenemos muchos retratos astrofísicos de Júpiter, pero no una fotografía poética. No sabemos cuál es el carácter y la personalidad de este gran astro. Sabemos de su racionalidad y su lógica orbital, pero nada acerca de su autoridad emocional y espiritual. Lo dejos para que resuelvan el misterio, indagues desde la perspectiva del fotógrafo en los misterios de ese astro, porque de eso, de la fotografía que puedas tomar de Júpiter, depende el futuro de la humanidad. Depende de cuánto esté relacionado orgánicamente con ese mundo. Y recuerden que para este gran desafío artístico cuenta con la mirada sutil del León: con la llamarada de fuego, el ojo del León ha podido captar las más sutiles imágenes de la lejanía de la existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*