Alberto Montero (sobre las moscas)

Estornudo y las moscas aletean sobre mi piel cubriéndome la palabra. Simulan un impulso que succiona todo, patas serpenteando sobre la humanidad de la basura, sumergidas en los ojos del que pasa. Insaciables se tornan un monstruo único, cuerpo mórbido que me alza la ropa, se cuela entre mis muslos atenazándome los brazos, desovando en mi ombligo sus miserias. Sonrío al sentir sus alas traspasar mis fronteras, presionando para hablarme de olores que no conozco, del vertedero que crece insistente, enjambre convertido en fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*